Vídeos

La piorrea (periodontitis) y su influencia en la salud

La placa y el sarro que se acumulan alrededor de los dientes pueden afectar a las encías que los rodean presentando síntomas como inflamación, sangrado o mal olor. Si el hueso no está afectado estamos ante la Gingivitis.

Las bacterias que se encuentran en el sarro pueden entrar y desplazarse a través de los vasos sanguíneos y afectar a otras partes del cuerpo. Esto es especialmente importante en pacientes con problemas del corazón, o que hayan recibido un reemplazo valvular o transplante. Si estas bacterias llegan hasta las válvulas del corazón y se adhieren a ellas, pueden provocar una infección llamada Endocarditis.

Cuando la placa y el sarro continúan acumulándose y no se tratan, puede comenzar a reabsorberse el hueso que rodea y alberga a los dientes, produciéndose una Periodontitis.

Entre los síntomas se incluyen: sangrado, encías separadas del diente, mal aliento, retracción de encías, movilidad dental, etc…

Al reabsorberse el hueso se va a crear un espacio entre la encía y el hueso llamado Bolsa Periodontal, donde las bacterias se acumulan, proliferan y el paciente ya no puede higienizar. Para tratarlo es necesario eliminar el sarro y remodelar la encía, eliminando la bolsa periodontal y dejando la encía al nivel del hueso. Para ello se utilizan instrumentos como los ultrasonidos y las curetas. El objetivo es eliminar todo el sarro y el tejido dañado dejando el diente libre de placa y sarro. Así las encías se retraerán y las raíces de los dientes pueden quedar expuestas, lo que puede producir sensibilidad y problemas estéticos.

Con este procedimiento lo que se consigue no es recuperar el hueso perdido, sino frenar el avance de la enfermedad consiguiendo un estado de salud de las encías y eliminando las bolsas periodontales para que el paciente pueda tener una buena higiene bucal.

 

Ortodoncia – Partes y función del aparato dental

Para una correcta colocación de los brackets en un tratamiento de ortodoncia, preparamos la superficie del diente y luego aplicamos un adhesivo que fijará el bracket al diente.

Los brackets metálicos y los cerámicos o estéticos son diferentes tipos de brackets que podemos utilizar. Sobre ellos iremos encajando un alambre (arco) que puede ser de diferentes materiales. Este arco es el que va a determinar el movimiento que se producirá en el diente. Los arcos podemos fijarlos a los brackets de diferentes formas: ligaduras, gomas o cajetines.

Hay muchos dispositivos complementarios que permiten realizar determinados movimientos de las piezas dentales (gomas de tracción, microtornillos, muelles, etc.). Cada dispositivo será utilizado por el ortodoncista en determinados casos concretos.

 

Piorrea o peridontitis – Enfermedad periodontal

 

Tratamiento de la periodontitis – Curetaje y detartraje

 

Maxilar superior – Rehabilitación del maxilar con 6 implantes

 

Caries dental y su influencia en la salud

 

Caries dental y su influencia en la salud

 

Pericoronaritis y extracción de las muelas del juicio

 

Consecuencias de no reponer los dientes caídos

 

Puente fijo sobre diente natural – Comparativa con implantes

 

Elevación de seno maxilar

 

Disfunción temporomandibular y bruxismo

 

Pulpitis – Inflamación de la pulpa dental

 

Endodoncia – Tratamiento para caries profunda

Visit Us On FacebookVisit Us On Twitter